Publicaciones, Manuales y Guias para afectados y cuidadores.

LOS TRATAMIENTOS FARMACOLÓGICOS EN ESCLEROSIS MÚLTIPLE.


AVISO IMPORTANTE:

La información sobre tratamientos farmacológicos contenida en esta web es general y con
carácter meramente informativo. Los únicos profesionales autorizados para prescribir
tratamientos farmacológicos para la Esclerosis Múltiple SON LOS NEURÓLOGOS por lo que son
ellos los que deben decidir el tratamiento adecuado para cada caso individual.

CONSULTE A SU SERVICIO DE NEUROLOGÍA.



Es importante también aclarar antes de continuar, que el Tratamiento para la Esclerosis Múltiple debe tener un carácter integral que requiere un abordaje desde múltiples disciplinas, como urología, psiquiatría, psicología, oftalmología, rehabilitación, logopedia, fisioterapia y terapia ocupacional, si bien en este apartado nos centraremos en los tratamientos únicamente farmacológicos, los cuales insistimos nuevamente son una labor exclusiva de los neurólogos.

El abordaje farmacológico de la esclerosis múltiple incluye tres áreas diferenciadas, no excluyentes entre sí:

* Tratamiento de brotes.
* Tratamientos modificadores del curso de la enfermedad.
* Tratamientos sintomáticos.


A) TRATAMIENTO DE LOS BROTES.

Corticosteroides

Son empleados para el tratamiento de las recidivas, habiendo demostrado en varios estudios publicados eficacia a corto plazo, al acortar la duración e intensidad de los brotes. No está demostrado su efecto sobre el grado final de recuperación. El tratamiento habitual es metilprednisolona 1 gramo intravenoso al día, durante 3 o 5 días, seguido o no de pauta descendente de corticosteroides vía oral durante 2-3 semanas. Hay datos que indican que el tratamiento vía oral con dosis altas también sería efectivo en estos pacientes. Tampoco está bien definido qué brotes tratar o no, pero en el caso de optar por el tratamiento es importante un inicio precoz. En general se tratan los brotes que producen discapacidad al paciente (motores, propioceptivos, visuales y cerebelosos), pudiendo no ser tratadas las recidivas leves. En la neuritis óptica aguda las dosis elevadas de MTP intravenosa podrían aumentar la velocidad y grado de recuperación. Los brotes sensitivos podrían tratarse con corticoides orales o no tratarse, según la intensidad de los síntomas. La dosis recomendada en estos casos es prednisona 1.5 mg/kg peso vía oral durante una semana con posterior pauta descendente. Sus efectos beneficiosos pueden tardar días o semanas en aparecer. Si tras finalizar el tratamiento con corticoides reaparecen o empeoran los síntomas, es posible repetir un nuevo ciclo de metilprednisolona intravenosa/oral.

Plasmaféresis

En pacientes con brotes graves e intolerancia a los corticoides o mala respuesta al tratamiento con estos, la plasmaféresis podría ser una alternativa. Se ha demostrado una mejoría funcional, no obstante son necesarios más estudios para comprobar su eficacia real.

B) TRATAMIENTO MODIFICADOR DEL CURSO DE LA ENFERMEDAD.

El objetivo principal del tratamiento precoz con agentes modificadores del curso de la enfermedad es prevenir la discapacidad neurológica a largo plazo. La decisión de instaurar un tratamiento para la EM se debe realizar teniendo en cuenta su historia natural: factores pronósticos, riesgo de recaídas, riesgo de conversión a EM clínicamente definida, riesgo de progresión y relación riesgo-beneficio del propio tratamiento.

En los últimos 15 años hemos asistido a importantes avances en el tratamiento de la EM, a pesar de lo cual no disponemos de un tratamiento definitivo. Desde la comercialización del primer interferón beta en 1993 (1995 en España) se han autorizado otros fármacos, todos ellos de eficacia demostrada en estudios aleatorizados, multicéntricos y controlados con placebo. La investigación de nuevos tratamientos en la actualidad tiene por objeto conseguir vías de administración más cómodas (oral) y mejorar el grado de eficacia de que se dispone en la actualidad.

B.1) INYECTABLES.

PRINCIPIO ACTIVO    NOMBRE COMERCIAL    DOSIS VIA DE ADMINISTRACIÓN   
Interferón beta-1a Avonex® 30 µg/semanal Intramuscular (im)
Interferón beta-1a Rebif® 22 µg o 44 µg/3 x semana Subcutánea
Interferon beta-1b Betaferon®/Extavia® 250 µg/cada dos días Subcutánea (sc)
Glatiramero Copaxone® 20 mg/día Subcutánea (sc)
Mitoxantrona Novantrone® 12 mg/m2 cada tres meses (iv)
Natalizumab Tysabri® 300 mg/cada 4 semanas Intrav. (iv)

La primera línea de tratamiento en la EM remitente recurrente la constituyen los tres interferones beta y el acetato de glatiramero, pudiéndose incluir natalizumab en determinadas ocasiones. Como fármacos de segunda línea disponemos de mitoxantrona y natalizumab, por sus potenciales efectos adversos.



B.1.1) INYECTABLES SEGÚN LA FORMA CLÍNICA TRATAMIENTO.

ESCLEROSIS MÚLITPLE – REMITENTE – RECIDIVANTE.

* Interferón beta.
* Acetato de glatiramero.
* Natalizumab
* Mitoxantrona

EM-SECUNDARIA PROGRESIVA.

* Interferón beta (Betaferon® o Rebif®) En caso de brotes persistentes
* Mitoxantrona No respuesta a IFNβ
* Acetato de glatiramero

E.M. PRIMARIA PROGRESIVA.

No hay tratamiento disponible en el momento actual

B.2) FÁRMACOS ORALES EMERGENTES.

-Fingolimod
-Cladribina
-Teriflunamida
-Laquinimod
-BG00012 (Fumarato)

B.3) NUEVOS TRATAMIENTOS Y EN DESARROLLO

-Rituximab
-Ocrelizumab
-Daclizumab

C) TRATAMIENTO SINTOMÁTICO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

El tratamiento sintomático de la EM es esencial, teniendo como principal objetivo mejorar la calidad de vida del paciente. Requiere un abordaje por parte de diversas disciplinas,que englobe aspectos farmacológicos, psicoterapéuticos y rehabilitadores.
C.1.) Espasticidad

Baclofeno.
Baclofeno Intratecal.
Tizanidina
Toxina botulínica intramuscular.
Sativex.

C.2.) Alteraciones motoras

Fampridina de liberación retardada (4-aminopiridina).

C.3.) Fatiga

* Amantadina
* Modafinilo
* Fluoxetina
* Paroxetina
* Sertralina
* 3,4-diaminopiridina (3,4-DAP).


Manuales y Guías para afectados y cuidadores



Últimas Revistas EM publicadas por AEDEM


Informes Coleccionables de interés publicados por AEDEM

Información de interés publicada por la Asociación Española de Esclerosis Múltiple (AEDEM) en su revista trimestral NOTICIAS EM y que por su interés divulgativo reproducimos en ésta página.

1 - SISTEMA NERVIOSO CENTRAL. Estructura y funcionamiento

2 - PATOGENIA DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

3 - UNA VISIÓN HISTÓRICA

4 - EL DIAGNÓSTICO

5 - FORMAS DE PRESENTACIÓN Y DE EVOLUCIÓN

6 - TRATAMIENTO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( I )
   - La atención médica al paciente con EM. Tratamiento de los brotes

7 - TRATAMIENTO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( II )
   - Interferones.

8 - TRATAMIENTO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( III )
   - Otros fármacos con efecto sobre la evolución de la Esclerosis Múltiple.

9 - COMPLICACIONES UROLÓGICAS DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE>

10 - ALTERACIONES SEXUALES DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

11 - TRATAMIENTOS SINTOMÁTICOS EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( I )
- Espasticidad

12 - TRATAMIENTOS SINTOMÁTICOS EN LA ESCLEROSIS MÚTIPLE ( II )
- El dolor

13 - TRATAMIENTOS SINTOMÁTICOS EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( III )
- Fatiga y temblor

14 - ALTERACIONES NEUROPSIQUIÁTRICAS EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( I )
- Deterioro cognitivo

15 - ALTERACIONES SEXUALES Y ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( I )

16 - ALTERACIONES SEXUALES Y ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( II )

17 - ALTERACIONES ESFINTERIANAS URINARIAS EN LA EM ( I )

18 - ALTERACIONES ESFINTERIANAS URINARIAS EN LA EM ( II )


SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

Estructura y funcionamiento
Un intento de explicar los síntomas de la E.M.


por : Dr. D. Fernando Castellano Pinedo
Neurólogo colaborador de la AEDEM



ESCLEROSIS MÚLTIPLE
UNA VISIÓN HISTÓRICA


por : Dr. D. Fernando Castellano Pinedo
Neurólogo colaborador de la AEDEM





PATOGENIA DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE


Por el Dr. D. Fernando Castellano Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM




EL DIAGNÓSTICO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE




Por el Dr. D. Fernando Castellano Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM




FORMAS DE PRESENTACIÓN Y DE EVOLUCIÓN



Por el Dr. D. Fernando Castellano Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM




TRATAMIENTO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( I )

La atención médica al paciente con EM;
Tratamiento de los brotes.


Por el Dr. D. Fernando Castellano Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM




TRATAMIENTO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( II )

INTERFERONES


Por el Dr. D. Fernando Castellano Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM





TRATAMIENTO DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( III )
OTROS FÁRMACOS CON EFECTO SOBRE
LA EVOLUCIÓN DE LA ENFERMEDAD


Por el Dr. D. Fernando Castellanos Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM





COMPLICACIONES UROLÓGICAS
DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE


José Miguel Cánovas Rioja
Servicio de Urología. Hospital Virgen del Puerto
Plasencia - Cáceres
Dr. D. Fernando Castellanos Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM







ALTERACIONES SEXUALES DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE


Dr. D. Fernando Castellanos Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM





TRATAMIENTOS SINTOMÁTICOS EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( l )
ESPASTICIDAD


Dr. D. Fernando Castellanos Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM





TRATAMIENTOS SINTOMÁTICOS EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE (III )
FATIGA Y TEMBLOR


Dr.D. Fernando Castellanos Pinedo
Neurólogo colaborador. Miembro del
Consejo Médico Asesor de AEDEM






ALTERACIONES NEUROPSIQUIÁTRICAS EN LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE ( I )

DETERIORO COGNITIVO




Bibliografía
García Moreno JM, Duque P, Izquierdo G. Trastornos neuropsiquiátricos en la esclerosis múltiple. Rev. Neurol 2001; 33: 560-7.
Fischer JS. Cognitive impairment in multiple sclerosis. En Cook SD (ed): Handbook of Multiple Sclerosis. Nueva York: Marcel Dekker; 2001: 233-56.




ALTERACIONES SEXUALES Y ESCLEROSIS MÚLTIPLE (I)


DR.GUILLERMO NAVARRO  MASCARELL
Neurólogo Colaborador Miembro del Consejo Médico Asesor de AEDEM

- Iatrogénica:

- Drogas antihipertensivas o con acción cardiovascular: ~ bloqueadores, diuréticos tiazídicos, espironolactona, antagonistas del calcio, metildopa, clonidina, reserpina, guanetidina, hidralazina, ~ bloqueadores, digoxina, amiodarona, disopiramida, propofenona, flecainida.

- Drogas hormonales: Estrógenos, progesterona, antiandrógenos, análogos de la GnRH, antagonistas de las gonadotropinas, finesterida, ketoconazol, fluconazol, traconazol, flutamida, corticoesteroides.

- Drogas psicotrópicas: Tranquilizantes mayores (no trazodona no clorpromazina), agentes ansioliticos, Darbitúricos, inhibidores de la MAO, antidepresivos ~icíclicos, antipsicóticos, anorexigenos.

- Otras: Broncodilatadores, antagonistas del receptor ce histamina (H1, H2),
efedrina, pseudoefedrina, c ofibrato, etofibrato, metoclopramida, atropina, belladona, bromuro de propantelina, alopurinol, compuestos neurotóxicos: metales pesados como plomo, arsénico, talio, mercurio, oro, drogas como la nitrofurantoina, vincristina, isoniazida, hidroxiquinolonas halogenadas, cloramfenicol, disulfiram, piridoxina, cisplatina y compuestos orgánicos como alcohol metilico, N-hexano, acrilamida, triortocresil fosfato, metilbutilcetona, carbón disulfato, ácido diclorofenoxiacético.

- Disminución de la lubricación vaginal.

- Alteración de la sensibilidad en el área genital, que puede encontrarse:
disminuida, ausente o ser incluso dolorosa.

- Limitaciones debidas a la propia EM: Espasticidad, alteración postural,
fatiga y alteración esfinteriana.

La disminución de la libido, es decir la disminución del deseo sexual, es frecuente en las pacientes de EM y se puede atribuir a diversas causas: la disminución de la autoestima por padecer una enfermedad crónica discapacitante, alteración de la propia imagen corporal que le cree parecer menos atractiva, la disminución de la satisfacción en la relación sexual, la depresión, miedo a un escape de orina durante la relación sexual, en las pacientes que presentan alteraciones esfinterianas y en menor medida a la propia enfermedad, ya que se ha demostrado que determinadas localizaciones de las lesiones desmielinizantes pueden ocasionarla.

En muchas ocasiones relacionada con la anterior las pacientes presentan disminución de la lubricación vaginal, ya que para que ésta exista debe haber un deseo sexual adecuado. Aunque en ocasiones se mantiene el deseo sexual y la lubricación vaginal no se produce de forma adecuada, a lo que pueden contribuir diversos condicionantes independientes de la enfermedad, como la edad, cambios hormonales etc... No obstante esta alteración es escasamente referida parlas pacientes, manifestándolo en la anamnesis dirigida.

Las alteraciones de la sensibilidad en el área genital pueden ocasionar que no se pueda alcanzar un orgasmo satisfactorio, ya que el grado de excitación es menor, si la sensibilidad está disminuida o incluso ausente. En ocasiones la sensibilidad en el área sexual se encuentra alterada provocando una sensación de disconfort, que incluso puede ser intensamente dolorosa, en lugar de satisfactoria durante la relación sexual, pudiendo coincidir el momento del previsible máximo grado de satisfacción con una sensación de dolor intenso de tipo neurálgico.

Entre las limitaciones propias de la enfermedad que artefactan de forma clara la relación sexual se encuentran:

- La espasticidad, entendida como el aumento del tono muscular, que puede dificultar el adoptar determinadas posiciones o ser aumentada por la excitación o incluso presentar espasmos musculares sobre todo en los miembros inferiores, durante o al finalizar la relación sexual.

- La alteración postural que presentan algunos pacientes, en la mayoría de los casos debida a la espasticidad, es una dificultad añadida a la relación sexual, aunque casi siempre superable con un poco de imaginación y colaboración de la pareja.

- La fatiga, que es una sensación de falta de energía subjetiva que imita claramente la actividad tanto física como psíquica de los pacientes, siendo además un síntoma muy frecuente en la EM, puede, si es intensa, impedir, sobre todo a los varones, el completar de forma adecuada la relación sexual, parlo que es muy importante que los pacientes planifiquen sus actividades diarias para ‘ahorrar” la máxima energía posible, por lo que parece lógico que la actividad sexual se desarrolle parlas mañanas, cuando los pacientes, por regla general, se encuentran más descansados.

- Las alteraciones esfinterianas, sobre todo urinarias, se asocian con una elevada frecuencia a las alteraciones de la sexualidad en la EM, siendo probablemente la asociación más clara entre las manifestaciones clínicas de la EM, lo que provoca que los pacientes, fundamentalmente del género femenino, se inhiban ante la sexualidad, debido al temor de que se pueda producir un escape de arma involuntario durante el “juego” sexual. En un reciente estudio se ha encontrado una clara relación en las mujeres en generai que padecen síntomas de alteración de tracto urinario e incontinencia urinaria con la disfunción sexual que alcanza hasta el 46%.




ALTERACIONES SEXUALES Y ESCLEROSIS MÚLTIPLE (II)


DR.GUILLERMO NAVARRO MASCARELL
Neurólogo Colaborador Miembro del Consejo Médico Asesor de AEDEM

- Disfunción de la erección.

- Alteración de la percepción orgásmica y a eyaculación.

- Disminución de la libido.

- Limitaciones secundarias a la propia EM

La Disfunción eréctil es la alteración por la que más consultan los pacientes de EM, pudiéndose clasificar, desde un punto de vista simple y práctico, en tres estadios, aunque existe una Clasificación Internacional de la Disfunción Eréctil:

- Fugaz, consistente en una erección completa pero de breve duración, que no permite conseguir un coito adecuado.

- Incompleta, con una tumescencia menor de la necesaria para una penetración correcta.

- Ausente, es decir que no se produce erección de forma voluntaria, ya que en ocasiones se pueden producir erecciones involuntarias, sobre todo nocturnas, que no siempre indican que la disfunción eréctil sea de origen psíquico.

La alteración de la eyaculación en la EM, que suele asociarse a un trastorno de la percepción orgásmica y de la sensibilidad en la zona genital, puede dividirse en:

- Eyaculación Precoz, que no es una alteración propia de la EM y que se produce en la misma frecuencia que en la población general y que puede tratarse con Antidepresivos IRSS como la Fluoxetina.

- Eyaculación Retardada, consistente en un retraso importante de la eyaculación, en general como hemos comentado relacionado con un trastorno de la sensibilidad y de la sensación orgásmica, debido a la dificultad para conseguir el estado de excitación que se requiere para la eyaculación normal.

- Eyaculación Ausente.

La Sensación orgásmica puede ser no satisfactoria, estar ausente o incluso ser dolorosa.

La disminución de la libido no suele ser referida espontáneamente por los pacientes, que tienden a atribuirla a los tratamientos empleados, pero si se les pregunta específicamente por este aspecto se observa que está presente en muchos pacientes.
 

En lo que se refiere a las alteraciones propias de la enfermedad en lo que respecta al varón son superponibles a las que sufren las mujeres, aunque haciendo mayor hincapié en la fatiga, la espasticidad y las alteraciones posturales.

Para realizar un diagnóstico correcto de la alteración sexual en la EM se pueden realizar los siguientes estudios, que en la práctica asistencial habitual en muchas ocasiones no se suelen realizar, ya que es improbable que esta alteración sea motivada por una causa distinta a la EM o que no esté directamente relacionada con la misma:

- Potenciales Evocados Soméstesicos del Pudendo, que nos permite estudiar la vía nerviosa que está implicada en la función sexual y su posible anomalía.

- Electromiografia de la musculatura bulbo cavernosa y Reflejo bulbo cavernoso, ambos estudios, evidentemente, solo en varones.

- Doppler de Pene, que nos permite descartar alguna causa vascular de disfunción eréctil y a la vez podemos comprobar la respuesta al tratamiento, ya que habitualmente este estudio se realiza inyectando en el pene Prostaglandina E, que es uno de los tratamientos de la disfunción eréctil, como más tarde veremos.

- Estudio Psicológico, que en ocasiones es necesario realizar para descartar ~n síndrome depresivo u otro trastorno psíquico como causa de la alteración sexual.

No haremos mención expresa de otros estudios que se suelen realizar para diagnosticar disfunciones sexuales de causa no conocida como son analítica, incluyendo determinaciones hormonales, estudio urológico, registro de tumescencia nocturna del pene o mediante estímulos visuales, visionado de escenas eróticas, etc., ya que nos ceñimos al estudio de los pacientes diagnosticados de EM.

 

Lo primero que hay que decir que la sexualidad en la pareja es cosa de dos y que por lo tanto cualquier alteración en este campo, en uno de los miembros de la pareja, repercute en el otro miembro y las alternativas de tratamiento han de ser valoradas y aceptadas por los dos, sabiendo además que en muchas ocasiones los problemas comienzan a resolverse cuando se hablan con total ‘confianza’ y sinceridad con la pareja, ya que por otro lado no es infrecuente en nuestro medio que las parejas no puedan expresar con absoluta claridad sus deseos y problemática en este ámbito. Es por todo ello muy importante estimular a los pacientes a que tengan una intensa comunicación con su pareja en este campo.

En segundo lugar hay que señalar que en ocasiones será necesario adoptar un cambio claro de mentalidad en lo referente a la sexualidad y no centrar la sexualidad prácticamente de forma exclusiva en el coito y pensar que existen otras formas gratificantes de desarrollar nuestra sexualidad distintas al coito. Esto como es lógico precisará en ocasiones de un apoyo psicológico para la pareja.

Como normas generales para ambos sexos es fundamental descartar causa iatrogénica que esté interfiriendo en la función sexual, revisando el tratamiento que realiza el paciente y si es necesario suprimir, si es posible, o sustituir algún fármaco concreto que esté tomando el paciente, prestando especial atención al tratamiento antidepresivo, ya que en ocasiones se pueden sustituir los antidepresivos del grupo de los inhibidores de la recaptación selectiva de serotonina por Trazodona o Venlafaxina.

Es muy importante realizar una correcta evaluación de la higiene y calidad del sueño, para disminuir en lo posible la fatiga, ya que como todos conocemos un sueño no reparador incrementa la fatiga, siendo en ocasiones necesario tratar de forma adecuada las posibles causas de la alteración del sueño, como pueden ser los espasmos musculares nocturnos o la nicturía, es decir el aumento de la frecuencia miccional por la noche secundaria a alteración vesical. Así mismo debemos hacer especial hincapié en conservar la mayor energía posible durante la actividad sexual, por lo que se deben adoptar las posiciones mas adecuadas en cada caso concreto y por supuesto mantener la relación sexual cuando la fatiga sea menor, lo que habitualmente suele ocurrir al despertarse por la mañana.

Por otro lado debemos optimizar el tratamiento de la espasticidad para disminuirla lo máximo posible, para que no dificulte la actividad sexual y también tenemos que tratar la alteración urinaria, muy relacionada con la patología sexual en los pacientes con EM, como ya hemos comentado, como puede ser la urgencia e incontinencia miccional, antes de la relación sexual, sobre todo en la mujer, mediante el vaciado vesical, empleándose sí es necesario el tratamiento con anticolinérgícos o incluso el autosondaje.

Tanto la mujer como el varón pueden presentar una disminución de la sensibilidad en la zona genital o una dificultad mayor para alcanzar el grado de excitación requerido para alcanzar el orgasmo, por lo que en muchas ocasiones éste no se consigue con el coito exclusivamente, siendo necesario previamente a la penetración una estimulación intensa y prolongada para poder tener un alto nivel de excitación cuando se produce la copulación y conseguir el orgasmo durante el coito.

La estimulación puede ser realizada por la pareja o por el propio paciente, siendo en la mayoría de las ocasiones más efectiva si la practica el propio paciente, aunque en ocasiones esta estimulación ha de ser tan prolongada en el tiempo que le puede provocar cansancio al paciente, por lo que para evitar esta limitación se pueden emplear vibradores, que permiten calibrar el grado de la estimulación.

Entrando ya en temas concretos para cada miembro de la pareja, en el caso concreto de la mujer, cuando exista una disminución o ausencia de la lubricación vaginal se aconseja el uso de lubricantes vaginales, lógicamente aplicadas antes del coito, que deben ser estériles e hidrosolubles como por ejemplo gelatinas estériles, que se pueden adquirir fácilmente en las farmacias, y no emplear la “famosa” vaselina, que puede provocar infecciones vaginales.

Habrá que, en casos concretos, realizar una consulta con el Ginecólogo, para valorar la posibilidad de tratamiento hormonal sustitutivo, dependiendo de la edad de la paciente, a pesar de que actualmente es una alternativa terapéutica muy en discusión.

En lo que respecta a la disminución de la libido las posibilidades de tratamiento son en general escasas y hay que insistir en crear un ambiente adecuado desde el punto de vista psicológico que estimule la relación sexual, evitando al máximo los estímulos negativos como el estrés, cansancio, etc. Se está estudiando la posibilidad del uso de parches de testosterona en la mujer para aumentar el deseo sexual y hace unos años se informó de una sustancia denominada PT 141, que había resultado efectiva en estudios con ratas para tratar la disminución del deseo sexual, pero hasta la fecha no ha sido comercializada, aunque desconocemos si el estudio en humanos no fue positivo.

Cuando el problema radica en que la sensación orgásmica no solo no es satisfactoria sino que es molesta o incluso dolorosa se pueden utilizar fármacos que modifican el umbral del dolor, elevándolo, como por ejemplo Carbamazepina, Fenitoina, Antidepresivos Tricíclicos, Gabapentina u otros anticomíciales etc...

Cuando en una misma paciente concurran la depresión, la urgencia urinaria y la sensación dolorosa durante el coito el tratamiento con Antidepresivos Tricíclicos puede ser una buena opción terapéutica, ya que con un mismo fármaco cubriríamos la posibilidad de tratar las tres manifestaciones clínicas anteriormente mencionadas.
 

Lo primero que hay que decir es que existen mas alternativas terapéuticas en el campo de la sexualidad para el varón que para la mujer y que son especialmente efectivas en la disfunción eréctil, que por otro lado como ya hemos señalado es la principal queja de los pacientes.
 

El primer tratamiento que se puede emplear en el caso de que el paciente presente una erección prácticamente completa pero breve en el tiempo es el Constrictor, que consiste en una banda elástica, que debe ser ancha, que se coloca en la base del pene cuando se consigue la erección y que permite mantenerla al impedir que el pene pierda la irrigación. El Constrictor no debe mantenerse durante más de quince minutos, para no presentar problemas debido a la falta de riego vascular. El Constrictor se puede adquirir, aunque parece que los que mejor funcionan son los que se “fabrican’ de forma casera.
 

Relacionado con el anterior está la Bomba de Vacío, que se trata de un aparato donde se coloca el pene y se produce el vacío con lo que se consigue que el pene se rellene de sangre, lo que provoca la erección y para mantenerla se coloca el Constrictor. Realmente tanto el Constrictor como a Bomba de Vacío no son prácticamente utilizados por los pacientes y más aún desde que han aparecido los tratamientos orales para la disfunción eréctil.

El siguiente tratamiento es la Infiltración íntracavernosa de sustancias vasoactivas como la Papaverina, la Fentolamina y la Prostaglandina E, que es la que actualmente se utiliza, que evidentemente presentan el inconveniente de que deben ser inyectados en el pene, en los cuerpos cavernosos, lo que inicialmente cuenta con un cierto rechazo por parte de los pacientes, hasta que son instruidos por parte de los Servicios de Urología, que son los que pueden indicar y recetar este tratamiento, ya que esta opción terapéutica esta pensada para la autoinyección, que es la que da autonomía al paciente para poder utilizar el tratamiento cuando lo desee. La infiltración ha de realizarse en la cara lateral del pene para evitar lesionar el paquete vasculonervioso que se sitúa en la cara dorsal. La dosis empleada suele ser 5-10 mcg., más pequeña que las que se utilizan en otras patologías que cursan con disfunción eréctil. El tratamiento comienza a manifestarse alrededor de 15-20 minutos tras la inyección y mantiene su eficacia entre 2 y 4 o incluso 6 horas, como máximo. La frecuencia de uso que se aconseja es de una vez por semana, ya que una mayor frecuencia puede producir fibrosis vascular. En cuanto a efectos secundarios, no suele tenerlos a nivel general, ya que su efecto es fundamentalmente local, y como efecto secundario local más grave que puede ocasionar se encuentra de forma verdaderamente excepcional, dadas las dosis que se emplean en EM, el Priapismo, que es una erección mantenida, que puede constituir realmente una urgencia médica, ya que puede provocar una reacción vegetativa.
 

El gran avance en el tratamiento de la disfunción eréctil ha consistido en la introducción del tratamiento por vía oral con el uso de los Inhibidores de la Fosfodiesterasa 5, que comenzó con el Sildenafilo, principio activo de la “famosa” pastilla azul Viagra, que ha revolucionado el campo de la disfunción eréctil, llegándose a hacer incluso un uso indebido del tratamiento.
 

En la actualidad, Octubre de 2004, existen tres inhibidores de la fosfodiesterasa 5 en el mercado, que comparten el mecanismo de acción pero que se diferencian fundamentalmente en el tiempo de acción de cada uno de ellos.
 

Además del Sildenafilo actualmente se dispone del Tadalafilo, denominado comercialmente Cialis y del Vardenafilo de nombre comercial Levitra.
 

Como hemos comentado anteriormente lo que les distingue principalmente es el tiempo de acción, que es de 3-4 horas, incluso hasta 6 horas, en el Sildenafilo, de algo menos en el Vardenafilo, pero con la contrapartida que es más rápido en iniciar su efecto, alrededor de 15-20 minutos, mientras que el Sildenafilo tarda entre 30-60 minutos y el Tadalatilo el tiempo de acción es en la mayoría de las ocasiones de 24 horas e incluso en algunos pacientes de hasta 36 horas, como se recoge en la actualización de la información de su prospecto, aunque algunos pacientes refieren que su eficacia no es mayor de 12-14 horas.
 

Por otra parte es importante comentar que aunque el mecanismo de acción a grandes rasgos es similar se ha comprobado que pacientes que no responden al Sildenafilo pueden responder al Tadalafilo, en algún estudio indican que hasta en el 30% de los casos. La dosis a emplear inicialmente en los pacientes con EM es la menor en cada uno de ellos, ya que muchos pacientes consiguen una relación satisfactoria con dosis pequeñas de inhibidores de fosfodiesterasa 5 y en caso de no ser efectiva dicha dosis se ascenderá a a inmediatamente superior.
 

Los efectos secundarios, que en general son similares en los tres fármacos, más frecuentes, debido a su acción vasodílatadora, son cefalea, opresión torácica, que puede hacer pensar de forma errónea en patologia cardiaca, rubor facial, alteración de la visión cromática, confundiendo el verde y el azul, hormigueos en manos, dispepsia y congestión nasal, que no suelen revestir ninguna gravedad y que desaparecen en alrededor de 20-30 minutos.
 

Las contraindicaciones fundamentales de estos tratamientos son la Hipertensión Arterial no controlada, la Insuficiencia Hepática y Renal Severa y la Cardiopatía Isquémica en tratamiento con Nitritos, ya que por si sola la Cardiopatía lsquémica no sería una contraindicación absoluta, pero sí al asociar Nitritos, que son vasodilatadores y no deben asociarse a otro vasodilatador como en este caso los inhibidores de la fosfodiesterasa 5.
 

Es necesario saber que para que el tratamiento para la disfunción eréctil sea eficaz tiene que haber un deseo sexual adecuado, ya que ante la ausencia de libido esta terapia esta abocada al fracaso. Actualmente estas sustancias activas no están cubiertas por el sistema público sanitario y precisan de receta médica para su expedición.
 

Otro tratamiento que aunque inicialmente, por su mecanismo de acción a nivel del circuito de la sexualidad encefálico, no parecía que pudiera ser efectivo en la disfunción eréctil secundaria a EM es la Apomorfina, comercialmente conocida como Uprima, ya que las vías que unen el cerebro con la medula en muchas ocasiones están afectadas en la EM, que en algunos pacientes es muy efectiva, siendo SUS más frecuentes efectos secundarios, y causa de abandono en ocasiones, las nauseas.

Otras alternativas para la disfunción eréctil son la aplicación tópica de nitritos, que como ya hemos comentado son vasodilatadores, pero que actualmente no son de uso habitual, y las Prótesis que seria la última opción a recurrir en el caso del fracaso de todas las anteriores terapias. Las Prótesis, que pueden ser de distintas características, no son una alternativa a la que realmente recurra el paciente con EM, por diversos motivos como los referidos al inicio de este capitulo en relación a la resignación de los pacientes a disfrutar de una vida sexual activa.
El tratamiento de la alteración de la percepción orgásmica y la eyaculación es en general difícil y con pobres resultados.

Como comentábamos con anterioridad en muchas ocasiones la disminución de la sensibilidad en la región genital, lo que conlleva una clara dificultad para alcanzar el orgasmo de forma adecuada, está asociada a la alteración de la eyaculación. por lo que una de las alternativas de tratamiento es aumentar la excitación hasta conseguir que ésta sea máxima para que se alcance el orgasmo y la eyaculación. Este aumento de la excitación se puede realizar mediante la estimulación refleja espinal, que como hemos descrito en el apartado de fisiología de la sexualidad. mediante una vía ‘periférica’ por medo de un circuito medular se puede conseguir una respuesta sexual con la estimulación de la zona genital. Esta estimulación se puede realizar manualmente por el propio paciente o por su pareja, aunque suele ser el paciente el que la realiza de forma más eficaz en cuanto a intensidad y frecuencia, existiendo unos mecanismos denominados vibradores que pueden realizar esta función sustituyendo a las personas.

En lo referente al tratamiento medicamentoso en ocasiones se ha empleado la Yohimbina, no comercializada en España y si en el Reino Unido, que es de difícil manejo por los efectos secundarios que puede ocasionar de tipo neurovegetativo con alteración de la tensión arterial, mareo, sudoración, arritmia, etc., y porque la posología no esta bien establecida, tanto en lo referente a la dosis mínima eficaz, como si la medicación se debe emplear de forma continua o solo ocasionalmente antes de la relación sexual. La Yohimbina se suele emplear asociada a antidepresivos, fundamentalmente Trazodona.

En el supuesto que en lugar de conseguirse un orgasmo satisfactorio se desencadene una sensación desagradable e incluso muy dolorosa, que en ocasiones es de tipo neurálgico. se pueden administrar fármacos modificadores del umbral doloroso, como hemos referido con anterioridad, aunque en nuestra experiencia hemos conseguido excelentes resultados con la Carbamazepina.

BIBLIOGRAFÍA Saionia A, Zanni G Nappi RE et al. Sexual dysfunctíon is common e women with lower urinary tract symptoms and urinary incontine~te results of a cross-sectonai study. Sur Ural. 2004 May:45l5l:642-8.
Salonía, Munarrriz RM, Naspro Retal. Womens sexual dysfunction: a pathophysiological review. BJU nt. 2004 May:93(8):1156-64.
Borrelío-Franco D, Leng W, OLeary M et al. Bladder and sexual function among women with multiple sclerosis. Mult Soler. 2004 Aug:1 0i4):455-6l.
McCabe MR McKern S, McDonald E. Vowels LM. Changos over time in sexual and relationship functioning of people with multiple sc,erosis. i Sex Marital Ther. 2003 Jul-Aug;29(4):305-21.

Yang CC, Bowen JR, Kraft GR st al. Cortical evoked potentials of the dorsal nerve of the clitorís and female sexual dysfunction .n multipíe sdlerosis. J Uroi. 2000 Dec;16(6l:2010-3.
McCaoe MR Relationship functioning and sexualíty among people with multiple sclerosis. J Sex Res. 2002 Nov:39i4):302-9
Fernandez Fernández O. Editor: Esclerosis Múltiple. Una aproximación multidisciplinaria. Ed. AEDEM, Barcelona 1994.
Gimeno Aovo A. Editor: Esclerosis Múltiple. Guía Práctica. Ed. Acción Médica, Madrid 1997
Cohen J A, Rudick R A. Editores: Multiple Sclerosis Therapeutícs 2~ Edition Ed Martín Dunitz. London. 2003,





ALTERACIONES ESFINTERIANAS URINARIAS
EN ESCLEROSIS MÚLTIPLE (I)


DR. GUILLERMO NAVARRO MASCARELL
Neurólogo Colaborador Miembro del Consejo
Médico Asesor de AEDEM

 

  INTRODUCCIÓN

Las alteraciones esfinterianas urinarias cobran una gran importancia en la EM fundamentalmente por cuatro motivos:

  1º. La gran frecuencia de estos síntomas que alcanza hasta el 70-80% de los pacientes, ya que son más frecuentes conforme avanza en el tiempo la enfermedad.

  2º. La gran repercusión en la calidad de vida de los enfermos, ya que le limitan de forma extraordinaria su vida, sobre todo en lo que se refiere a la vida de relación social, por el temor del paciente a sufrir un escape de orina en un espacio público y que hace que el paciente planifique sus actividades condicionado por la existencia y el acceso de un baño, sin mencionar la incidencia en la autoestima del paciente si sufre un episodio de incontinencia, fundamentalmente en publico. 

  3º. Pueden interferir en la actividad sexual, sobre todo en las mujeres, que como es sabido sufren en mayor medida la enfermedad.

  4º. De no tratarse adecuadamente estas alteraciones urinarias pueden comportar graves complicaciones urológicas, que en el peor de los casos podría llegar a la insuficiencia renal, aunque actualmente por fortuna esto no sucede prácticamente nunca.

 

  FISIOLOGÍA DE LA MICCIÓN

La micción se divide en dos fases: el llenado y el vaciado de la vejiga urinaria.

De forma simplificada existen tres centros del sistema nervioso  central relacionados en el control de la micción: en la región frontal, en la protuberancia y a nivel medular bajo. Las raíces que intervienen en el proceso de recibir información de la fase de llenado de la vejiga y trasmitir la orden para el vaciado son las dorsales bajas, lumbares y sacras, que conforman los nervios hipogastrio, pélvico y pudendo por los que se recibe la información en la fase de llenado y se trasmiten las órdenes para el vaciado.

Para la fase de llenado el esfínter uretral esta contraído, impidiendo el escape de orina, mientras la vejiga se distiende con la entrada de orina por los uréteres, dependiendo de la velocidad de distensión de la vejiga o del volumen alcanzado, por los nervios antes mencionados llega la información a nivel del sistema nervioso central del deseo miccional y procedemos de forma voluntaria a la fase de vaciado que consiste en la contracción del detrusor, que es el músculo de la vejiga, al mismo tiempo que relajamos el esfínter uretral para permitir la salida de la orina por la uretra.
 

INCIDENCIA

Como hemos mencionado al inicio la frecuencia de la sintomatología urinaria es muy elevada alcanzando al 70-80% de los pacientes, sobre todo a los que llevan más de diez años de evolución, incluso en algunas series la frecuencia llega al 90%.

Al inicio de la enfermedad como una manifestación más de un primer brote la incidencia es de 5-10% y como único síntoma inicial de la enfermedad se considera que puede aparecer entre el 1-2%.
 

CLÍNICA MICCIONAL

Los síntomas urinarios pueden ser muy variados desde simplemente un aumento de la frecuencia urinaria hasta dificultad para iniciar la micción.

En general se distinguen tres tipos de síndromes, es decir conjunto de síntomas, dentro de la clínica miccional:

-Síndrome Obstructivo.
-Síndrome Irritativo.
-Síndrome Mixto.

El Síndrome Obstructivo, cuyo paradigma podría corresponder al síndrome prostático, que se produce por el aumento de la presión a nivel uretral, puede comportar los siguientes síntomas:

-Disuria, entendida como dificultad para iniciar la micción.
-Chorro urinario débil.
-Cortes del chorro miccional.
-Goteo postmiccional.
-Nicturia, definida como más de una micción en la noche.
-Retención urinaria, como expresión del grado máximo del síndrome obstructivo.

El Síndrome Irritativo, característico de las vejigas neurógenas, se constituye por:

-Urgencia miccional, que describe la sensación imperiosa que tiene el paciente para iniciar la micción.
-Frecuencia urinaria, el paciente presenta un claro aumento del número de micciones a lo largo del día.
-Incontinencia Urinaria, que se define como el escape de orina involuntario, que puede ser de forma incompleta, solo una pequeña cantidad de orina, o completa, es decir realizando la micción de forma involuntaria totalmente.

El Síndrome Mixto que presenta síntomas de los dos anteriores de forma combinada.

Un síntoma poco frecuente que no esta reflejado en los anteriores síndromes es la incontinencia urinaria de esfuerzo, también llamada de estrés, que es la incontinencia que se produce al toser, reír, estornudar, coger peso o simplemente al ponerse de pie, en el caso más intenso, que es característica de las mujeres y obliga a descartar alguna alteración del aparato genitourinario y otro síntoma aun más infrecuente es la alteración del deseo miccional, es decir que la sensación de "ganas de orinar" no es la habitual si no que el paciente interpreta una sensación en el bajo vientre, que suele ser como sensación de peso, como deseo miccional.
 

ESTUDIO DIAGNÓSTICO

En primer lugar para llegar al diagnóstico del trastorno vesical que provoca la clínica miccional hay que realizar una pequeña historia clínica centrada en los síntomas urinarios que padece el paciente, en relación con los referidos anteriormente, para intentar aclarar qué síndrome miccional presenta el paciente.

En nuestra unidad le facilitamos al paciente una hoja donde tiene que cumplimentar el horario y la cantidad de orina de todas las micciones realizadas durante las 24 horas del día y especificar si ha tenido escapes de orina y la hora del escape, lo que tiene que repetir el mismo día de la semana siguiente, ya que es una forma práctica y objetiva de conocer la clínica del paciente, además de preguntarle de forma concreta sobre todos los síntomas urinarios que no se recogen en la hoja que cumplimenta.

En segundo lugar hay que realizar una analítica general, que incluya una análisis de orina, para conocer la función renal y descartar una posible infección urinaria, ya que es conocido que en la EM hay entre un 15-20% de infecciones urinarias que cursan de manera desapercibida para los pacientes, pero que pueden estar influyendo en el comportamiento de la vejiga urinaria.

En tercer lugar y como exploración complementaria fundamental para estudiar las alteraciones vesicales que se producen en esta enfermedad, así como otras neurológicas, se debe realizar una URODINÁMICA.

La urodinámica nos permite estudiar las dos fases de la micción, la de llenado y vaciado vesical, mediante la Flujometría, la Cistomanometría y el Perfil de Presión Uretral, que son las tres fases de las que se compone el estudio urodinámico.

Dada la importancia de esta prueba considero oportuno describir someramente en que consiste de forma práctica:

El paciente orina en un recipiente que esta conectado con un ordenador que mide distintas variables como el tiempo de micción, la máxima presión del chorro miccional, volumen etc.¼, una vez finalizada la micción de forma voluntaria se sonda al paciente y se mide residuo miccional, que es la cantidad de orina que queda en la vejiga tras la micción voluntaria y por la sonda se rellena la vejiga con suero fisiológico habitualmente y se observa la capacidad vesical, el tono del detrusor o si se producen contracciones involuntarias del detrusor de la vejiga, etc.¼ y en la última fase mientras se va retirando la sonda vesical se objetiva la presión a nivel uretral. Además la urodinámica nos permite observar la sincronía entre la contracción de la vejiga  y la apertura del esfínter uretral, para la fase de vaciado vesical, como  ya hemos comentado en el apartado de la fisiología de la micción. 

También en ocasiones, aunque no suele ser habitual en los pacientes afectos de EM, dada la edad de presentación de la enfermedad, hay que realizar Ecografía y otros estudios urológicos, esto es más necesario en pacientes varones mayores de 50 años donde hay que descartar que pueda existir asociada una hipertrofia de próstata que pueda influir en las alteraciones esfinterianas y, como hemos comentado anteriormente, en la incontinencia urinaria de esfuerzo en las mujeres. 



ALTERACIONES ESFINTERIANAS URINARIAS
EN ESCLEROSIS MÚLTIPLE (II)


Dr. Guillermo Navarro
Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Virgen
Macarena de SevillaVolver a Noticias de AEDEM

  INTRODUCCIÓN
 

Antes de comenzar explicando como se tratan las alteraciones urinarias en la Esclerosis Múltiple (E.M.) hemos de hacer referencia a las distintas disfunciones de la vejiga que podemos encontrar en E.M., dada su implicación en el tratamiento, que guardan relación con el lugar donde se sitúa la lesión provocada por la E.M.


-Vejiga hiperrefléxica o de neurona motora  superior, utilizando la clasificación más actual, localizándose la 
lesión por encima del centro pontino de la micción, que se sitúa en la  protuberancia del tronco de encéfalo, que es la región anatómica que se  encuentra entre los hemisferios cerebrales y la medula espinal. Este tipo de vejiga suele estar contraída, con aumento de la presión, capacidad disminuida y  con contracciones del detrusor involuntarias o mal inhibidas. Esta vejiga se  corresponde habitualmente con el síndrome irritativo.

-Vejiga hiporrefléxica o de neurona motora inferior, cuando la lesión se encuentra a nivel de S2-S4 en la medula o  en las raíces nerviosas o en los propios nervios que se forman al unirse las raíces. 
Esta vejiga suele estar distendida con capacidad aumentada, con disminución de la presión, con poca fuerza para contraerse y que en algunos  casos más intensos solo se consigue la micción por rebosamiento, que significa que se evacua la vejiga cuando la presión en la vejiga, debido al gran volumen  de orina por la distensión de la vejiga, supera a la presión del esfínter  urinario, con lo que cuando esta presión baja al disminuir el volumen de orina, el esfínter se vuelve a cerrar quedando un gran residuo miccional. Esta vejiga se relaciona con el síndrome obstructivo.

-Disinergia vesico-esfinteriana, cuando la  lesión se sitúa entre S2-S4 medular y el centro pontino de la micción, que
puede presentarse aisladamente o asociada a cualquiera de las disfunciones anteriormente mencionadas, y que realmente consiste en una mala coordinación o  falta de sincronización entre la contracción del detrusor de la vejiga y la  relajación del esfínter urinario al inicio de la micción o durante la misma.
 

TRATAMIENTO

Los objetivos del tratamiento deben ser normalizar las fases de  llenado y vaciamiento vesical, aumentando la capacidad de almacenamiento de la  vejiga y realizar un vaciamiento completo de la vejiga, evitando el residuo
post-miccional, normalizar la frecuencia urinaria y restaurando la continencia de la vejiga, con todo esto se pueden prevenir complicaciones urogenitales como las infecciones urinarias de repetición, daño del tracto superior urinario,
pielonefritis, litiasis vesical o renal y alteración de la función renal.

Para prevenir posibles complicaciones urinarias es muy importante tomar una cantidad adecuada de líquido a lo largo de todo el día, que  debe ser alrededor de dos litros, desechando la idea muy extendida de restringir el consumo de líquido para evitar los escapes urinarios, ya que al disminuir la ingesta de líquidos lo que podemos conseguir es mayor número de infecciones urinarias que van a ocasionar más incontinencia urinaria además de las molestias propias de las cistitis.

Por otro parte en pacientes con propensión a sufrir infecciones  urinarias de repetición una buena medida es acidificar la orina mediante la  ingesta de Vitamina C, ya que los gérmenes se desarrollan con mayor facilidad en medio alcalino mientras que el medio ácido dificulta su crecimiento.

Por norma general las infecciones urinarias se deben tratar cuando presentan síntomas, aunque un síntoma puede ser el aumento de la espasticidad de miembros inferiores, y/o determinadas alteraciones analíticas con antibioterapia específica según el antibiograma y por el contrario no siempre un urocultivo positivo debe ser tratado con antibioterapia específica,  ya que muchas bacteriurias no van a ocasionar problemas. Por otra parte el tratamiento preventivo de forma regular y periódica de infecciones urinarias de repetición con un determinado antibiótico no es un método aceptado por todos los autores.

Hay que tener presente que muchos fármacos pueden alterar la micción y por lo tanto ocasionar síntomas urinarios. Entre los fármacos más empleados que pueden modificar la fisiología miccional se encuentran:

-Diuréticos.
-Antidepresivos, especialmente los tricíclicos.
-Anticolinérgicos.
-Alfa y Beta Bloqueantes.
-Antipsicóticos.
-Analgésicos opiáceos.
-Antiparkinsonianos.
-Antidiarreicos.
-Antagonistas del Calcio.


Para evitar o disminuir los síntomas urinarios también se pueden realizar medidas higiénico-dietéticas como llevar ropa no muy ajustada y fácil de quitar, la mencionada acidificación de la orina, evitar el consumo de alcohol, estimulantes y especias, ingerir abundantes líquidos durante el día, procurando no beber unas tres horas antes de acostarse para disminuir el número de micciones nocturnas, realizar micciones frecuentes de forma periódica, como máximo cada tres horas, adelantándose a la urgencia e incontinencia urinaria, lo que si lo hacemos de forma constante podemos conseguir tener una disciplina orinando de forma regular, en el caso que no tengamos deseo miccional podemos utilizar pequeños "trucos" para desencadenar la micción como pellizcarse en la parte interna y superior del muslo, tirar del vello pubico o estimular el esfínter anal, para ayudar a completar el vaciado vesical se emplea la maniobra de Credé , que consiste en apretar con fuerza el bajo vientre para aumentar la presión abdominal, y realizar ejercicios para fortalecer la musculatura del suelo pélvico.
 

Para tratar la nicturia, realizar más de una micción por la  noche, sobre todo si éste es prácticamente el único o preponderante síntoma  urinario de la enfermedad, no permitiendo el descanso del paciente por repetidas interrupciones del sueño debido a las micciones, se puede emplear la Desmopresina, en forma de inhalador nasal, que en nuestro medio es poco utilizada debido a potenciales efectos secundarios, fundamentalmente puede ocasionar hiponatremia.

Para tratar los síntomas de la vejiga hiperrefléxica, por otro lado la más prevalente en la Esclerosis Múltiple, se emplean los Anticolinérgicos de los que el más usado probablemente hoy en día es la 

Tolterodina (Urotrol o Detrusitol ), actualmente en una sola toma al día, además también se utilizan la Oxibutinina (Ditropan), probablemente el más eficaz pero con mayor intensidad de efectos secundarios, y el Cloruro de Trospio (Uraplex),  estos medicamentos provocan fundamentalmente como efectos secundarios sequedad de mucosas, boca y ojos primordialmente, alteración visual y estreñimiento. El 

último fármaco incorporado para este tipo de vejiga es la Solifenacina (Vesicare), en dosis única diaria.

Para la vejiga hiporrefléxica no existe en la actualidad un fármaco especialmente indicado, ya que se retiró del mercado español, hace ya algunos años, el Betanecol (Myo-Hermes), que aunque de eficacia limitada, en nuestra experiencia si mejoraba los síntomas de este tipo de vejiga en algunos casos. En esta vejiga se puede utilizar el sondaje intermitente, que comentaremos posteriormente.

La Disinergia vesico-esfinteriana se puede tratar con Alfa-Bloqueantes como Alfuzosina, Terazosina, Doxazosina etc...

En el caso de que la terapia anterior no fuera efectiva o persistiera un residuo post-miccional elevado se puede emplear el autocateterismo intermitente, que consiste en realizar el sondaje por parte del propio paciente, para lo que se requiere una aceptable habilidad manual, varias veces al día para así eliminar 

el residuo, vaciando totalmente la vejiga.

Esta técnica es muy importante porque en ocasiones es el único tratamiento eficaz para mejorar la clínica miccional que provoca la vejiga neurógena en Esclerosis Múltiple y su objetivo es:

-Evitar la sobredistensión vesical.

-Vaciar regularmente la vejiga, con lo que se eliminan los gérmenes con mayor rapidez de la que se reproducen, disminuyendo las infecciones urinarias.

Empleando esta técnica de forma regular y constante podemos observar como disminuye el residuo tras la micción. En la actualidad contamos con sondas lubrificadas en su totalidad, llamadas de baja fricción, al contacto con el agua, con lo que la fricción con el epitelio de la uretra se reduce de forma espectacular y también disminuyen de una manera muy importante las clásicas complicaciones de las sondas convencionales como las uretritis,  estenosis uretrales y epididimitis en el varón.

En nuestra experiencia con un adecuado aprendizaje por parte del paciente, por personal sanitario especialmente formado para ello, los resultados son excelentes.


En este punto hemos de comentar que, sin que podamos dar una razón contrastada, los varones no siguen en general adecuadamente esta terapia y en cambio las mujeres la practican de forma correcta y constante. El autosondaje se puede realizar de pie o sentado en el caso del varón y normalmente se realiza en sedestación en las mujeres e inicialmente con la ayuda de un espejo para identificar la localización de la uretra.

Si estas alternativas terapéuticas no son eficaces o no se pueden realizar, como es el caso del autosondaje, aunque he de decir que muchas pacientes nos han sorprendido al ser capaces de poder practicar esta técnica, a pesar de tener una clara discapacidad en los brazos, se puede recurrir al uso de colectores conectados a bolsa en el caso de los varones o bien se emplean pañales absorbentes en ambos sexos. Hoy en día el uso de una sonda vesical permanente no se recomienda en general debido a los múltiples problemas que pueden acarrear como infecciones urinarias, uretritis, gran interferencia en la esfera sexual etc.¼
En algunos casos se pueden realizar esfinterotomías, que consiste en realizar una incisión para disminuir la presión del esfínter y cistotomía suprapúbica que se realiza para poder extraer la orina con una sonda implantada desde el pubis.
Para finalizar comentaré algunas terapias que pueden ayudar a mejorar la patología urinaria en E.M., pero que en nuestro país no se suelen aplicar:

-Infiltración de Toxina Botulínica Tipo A a nivel vesical para la vejiga hiperrefléxica o hiperactiva, que tiene una limitación importante porque hay que realizarla por vía endoscopica uretral y se tiene que repetir la aplicación cada cierto tiempo, pero a veces su efecto puede durar hasta 6-9 meses.
 
-La Neuroestimulación vesical que consiste en colocar un neuroestimulador conectado a las raíces sacras, primordialmente S3 que emita un estimulo para la contracción de la vejiga.
En la práctica diaria en muchos pacientes cuando presentan alteraciones esfinterianas urinarias se les indica un tratamiento con anticolinérgicos y se valora la respuesta, aunque siempre hay que descartar,  según la edad del paciente, un posible prostatismo en los varones.

BIBLIOGRAFÍA.
Navarro G, Martínez Parra C, Oliva M.R, Leal A, Pena J.M, Izquierdo G, Bladder disturbances in MS.A cystomanometric study. Ed. EDS: Bataglia M.A, Grimi G, (Edit). Monducci Editore, Bologna, 1989:
Fernández-Fernández, O. Editor: Esclerosis Múltiple. Una aproximación multidisciplinaria, Ed. AEDEM, Barcelona 1994. Gimeno Alava, A. Editor: Esclerosis Múltiple. Guía Práctica. Ed.Acción Médica, Madrid; 1997.
T, Managing Specific Symptoms in People with Multiple Sclerosis, The International MS Journal 2005; 12: 60-68.

Al inicio de Informes